En Universidade Anhembi Morumbi: una poderosa historia y un compromiso con la inclusión

April 3, 2017 - 4 minute read

La familia de Guilherme Campos nunca pensó que iría a la universidad. Guilherme, de 23 años, padece de Síndrome de Down y, durante gran parte de su vida, ha tenido problemas con las instituciones académicas tradicionales. Su familia asumió que una educación universitaria estaba fuera de su alcance. Pero hace más de dos años su madre descubrió que Guilherme se había matriculado en el curso de gastronomía de la Universidade Anhembi Morumbi (UAM) sin avisarle a nadie. Mientras él se preparaba para el examen de admisión, ella se preguntaba si un programa de este tipo podría ser apropiado para su hijo.

Guilherme aprobó el examen de admisión y desde hace dos años estudia gastronomía en UAM. Él es el primer estudiante con una discapacidad en participar y graduarse del programa. Durante su tiempo en la institución, él perseveró a pesar de los muchos desafíos que conlleva el de tener una discapacidad con ayuda de muchos profesores y compañeros. Al principio, su madre asistía a clases con él, pero pronto descubrió que esto no iba a ser necesario, y Guilherme afrontó sus estudios por su cuenta.

En UAM, ayudar a la comunidad y a los grupos minoritarios no es una iniciativa nueva. La institución pone un énfasis especial en la inclusión y en servicios que benefician tanto a sus estudiantes como a la comunidad.

“La Universidade Anhembi Morumbi está muy conectada con nuestra sociedad y apoya las necesidades de las comunidades”, dijo Cristiane Alperstedt, Directora de Calidad Académica y Regulación de UAM. “En Brasil, el 24 por ciento de la población tiene algún tipo de discapacidad, por lo que debemos ser inclusivos y sensibles a sus necesidades en todo lo que hacemos”.

El año pasado, UAM brindó más de 2.500 servicios psicológicos a los estudiantes y sus padres, y el número de estudiantes discapacitados que asisten a la institución ha aumentando constantemente, UAM ha incorporado medidas de inclusión y diversidad en todos sus departamentos. “Nuestro enfoque en UAM para la inclusión y el servicio de personas discapacitadas es muy singular, y esto nos llena”, dijo Alperstedt.

En cuanto a Guilherme, después de su graduación, comenzó a buscar trabajo, con mucha emoción de aplicar todo lo que había aprendido en los últimos dos años. Su iniciativa y dedicación están dando frutos, y comenzará a trabajar en la división de panadería de un restaurante local en Sao Paulo. A medida que se prepara cada día para ir a la panadería para hacer el trabajo que ama, seguramente piensa en todos los pasos que lo llevaron aquí, agradecido por las muchas oportunidades y desafíos que ha experimentado.

Para conocer más sobre los programas de responsabilidad e inclusión de UAM, contacte a Cristiane Alperstedt, en calperstedt@anhembi.br