Laureate Honduras: Propósito y permanencia en acción

February 28, 2017 - 6 minute read

Es apenas el inicio de mi nuevo rol en el equipo de Global Public Affairs y ya han ocurrido muchos eventos y desafíos importantes. Esto ha incluido la oportunidad de visitar a nuestros colegas y estudiantes en Honduras para aprender de ellos sobre como podemos colaborar y apoyarnos entre nosotros de mejor manera. Después de pasar tres años y medio en Monash South Africa trabajando directamente en el campus, sé lo vibrante y desafiante que puede ser el día a día.

La presencia de Laureate en Honduras es muy impresionante, dos instituciones, Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC) y Centro Universitario Tecnológico (CEUTEC), y una oficina de colaboradores, muchos de los cuales son egresados Laureate, que brindan apoyo a distintas áreas de nuestra compañía. UNITEC es la segunda universidad más grande del país y la institución privada más grande. Tanto UNITEC como CEUTEC sirven a sus estudiantes de formas innovadoras y de alto prestigio; tanto sus instalaciones como sus arraigadas conexiones locales son prueba de ello.


Incluso en una visita tan corta, me quedó muy claro que estas instituciones colocan verdaderamente a sus estudiantes en el centro de su actividad y pude ver como esto se traduce en un compromiso y crecimiento significativo. En años recientes, UNITEC se convirtió en la primera universidad en Honduras autorizada para ofrecer programas de pregrado en línea en el área de administración y gestión de proyectos. Ambos campus tienen programas de emprendimiento muy dinámicos y un capítulo local de YouthActionNet; tuve la oportunidad de observar a estudiantes presentando sus ideas sobre como innovar para servir a las mujeres en situación vulnerable, desarrollar competencias de IT en jóvenes y conectar a proveedores de servicios con la comunidad mediante una plataforma digital, para mencionar solo algunos ejemplos. Desde el 2012, el programa local de YouthActionNet ha reconocido y apoyado a 25 jóvenes emprendedores sociales, y más de 250 estudiantes toman cursos de emprendimiento cada trimestre en UNITEC.

Realicé una gira por las nuevas instalaciones del programa de odontología en UNITEC; además de ser instalaciones de primera categoría, ofrecen servicios dentales a la comunidad por un precio nominal, ayudando a los estudiantes a obtener valiosa experiencia trabajando en la clínica. En solo tres meses, la clínica ha brindado servicios a más de 1,000 miembros de la comunidad.

A nivel de país, es muy claro que el compromiso de UNITEC con su comunidad es muy fuerte, y me sirvió para recordar que, a menudo, nuestros líderes locales son importantes y muy respetados por los gobiernos de sus países. Luis Zelaya, rector de UNITEC por muchos años, anunció en septiembre que dejaría su cargo en la institución para postularse como candidato presidencial por uno de los partidos más tradicionales de Honduras. También me causó mucha alegría que tres de cuatro decanos de UNITEC son mujeres, liderando programas muy bien posicionados dentro de la institución.

Hubo una historia en particular durante mi corta visita que creo ilustra muy bien lo importante que nuestros campus y estudiantes locales son para guiar nuestro trabajo como compañía. UNITEC lanzó recientemente un nuevo programa culinario en colaboración con Kendall College, con gran aceptación en todo el país. Han incorporado a muchos chefs de renombre a la facultad y el primer grupo de 94 estudiantes ha estado trabajando al máximo desde que se inauguró el programa en octubre 2016. Escuché de mis colegas que dentro del grupo de 94 hay un estudiante sordo. Motivados por el deseo de poder comunicarse claramente, los restantes 93 estudiantes comenzaron a aprender lenguaje de señas en su tiempo libre, eventualmente logrando la capacidad de comunicarse efectivamente con su compañero. Ahora, esperan contribuir aún más construyendo un conjunto estándar de términos culinarios en lenguaje de señas para Centroamérica.

Además de sentirme profundamente conmovida por esta historia, reflexioné sobre como este ejemplo ilustra claramente el espíritu Here for Good en acción, haciendo compromisos duraderos que conducen e inspiran hacía el propósito y la permanencia. De la misma forma en que esos 93 estudiantes comprendieron el valor de actuar bien para beneficiar solamente a una persona, así debemos nosotros recordar siempre que cualquier trabajo que tenga un impacto sobre al menos un estudiante, es invaluable.